• RB Dental

Limpieza dental y prevención bucal

¿Para qué sirve la limpieza dental?

¿Cómo se realiza una higiene dental?

¿Con qué frecuencia hay que realizar una higiene bucal?

¿Es dolorosa la limpieza dental?



La limpieza dental profesional también llamada higiene dental se utiliza para mantener los dientes sanos eliminando completamente el sarro y la placa dental con el fin de prevenir patologías importantes como caries, gingivitis y periodontitis (enfermedad de las encías).

La limpieza de dientes diaria que se hace en casa no es suficiente para eliminar toda la placa y el sarro subgingival. A menudo la zona posterior a los incisivos inferiores es donde más se acumula placa. La placa es una capa suave que se quita fácilmente, pero si no se elimina rápidamente con el cepillo de dientes se convierte en sarro. El sarro es tan duro que se puede eliminar exclusivamente con una herramienta especial del dentista.

¿Cómo se realiza una higiene dental?

La higiene dental se realiza con instrumentos de ultrasonido que emiten vibraciones y rompen los fragmentos duros del sarro. Durante la limpieza, el instrumento vibra y rocía agua nebulizada simultáneamente, produciendo así la eliminación de la suciedad.

Cuando sea necesario, la limpieza dental incluye (tras la eliminación de la placa y el sarro) la eliminación de las manchas dentales y el pulido final. Para ello se utiliza una pasta pulidora y un cepillo especial que actúa sobre la superficie del esmalte dental.

¿Con qué frecuencia hay que realizar una higiene bucal?


Generalmente el higienista dental o el dentista recomienda la frecuencia de las sesiones de limpieza dental en función de las características del paciente (enfermedad de las encías, dientes torcidos, etc ...) y la tendencia de este último a acumular placa y sarro. Sin embargo, es una buena práctica, en ausencia de problemas críticos particulares como la periodontitis, hacer una higiene dental cada 6 meses.

¿Es dolorosa la limpieza dental?

La limpieza dental normalmente no duele, pero esto generalmente depende de tres factores:

  1. De la cantidad de sarro o placa dental que se deposita entre los dientes y las encías;

  2. De la profundidad donde se ha acumulado el sarro y la placa;

  3. De la sensibilidad dental que varía de un paciente a otro;

Cuanto más frecuentes sean las sesiones de higiene bucal, menos molestias y dolores sentirás. De todas formas, para evitar cualquier molestia, el tratamiento también se puede realizar con la ayuda de un anestésico local.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo